Correr  es una de las formas más populares y costo-efectiva de ejercicios aeróbicos a pesar del auge que tienen los gimnasios y los equipos estacionarios de bajo impacto como las elípticas, caminadoras automáticas, etc. Se estima que en los Estados Unidos alrededor de 30 millones de personas corren de manera regular. Es obvio!, no hay necesidad de inversión cuantiosa , puede ser hecho a solas , no se requiere habilidades excepcionales, puede hacerse donde lo desee y es de bajo costo pues no requiere equipos especiales mas allá de unos  calzados adecuados.Sin embargo cuando aparecen errores en el entrenamiento , fallas en la mecánica de correr , mala elección del calzado o equipamiento , podrían ocurrir lesiones.

Los factores que influyen en que un corredor se lesione los podríamos dividir en 2 tipos. Los factores intrínsecos y los factores extrínsecos. Los errores en el entrenamiento los cuales cuentan dentro de los factores extrínsecos son los más comunes pero también existen las superficies inadecuadas para correr, la mala selección de calzado , y la seleccion superficies inadecuadas.

Entre los errores que hacen a un corredor más susceptible para lesionarse están los periodos largos de alta intensidad de entrenamiento sin periodos adecuados de descanso, cambios abruptos en la distancia , entrenamiento repetitivo en subidas sin descanso adecuado y sesiones de entrenamiento esforzadas para maratones y competencias. El bajar y subir cuestas continuamente puede ser  también factor extrínseco que contribuya a lesionarse.

Cuando corremos bajando una cuesta aumentamos la flexión de las rodillas los cual hace que aumenten las fuerzas patelo-femorales y haciendo como blanco de recepción de las fuerzas  al aparato de extensión de la rodilla pudiendo esto causar dolor en la parte anterior de las rodillas y especialmente el síndrome de la fricción de la banda ileo-tibial que es el resultado de la corrida excesiva en “bajadas”. Correr en subidas en demasía afecta al corredor en los tendones aquileos pudiendo inflamarlos hasta una Tendinopatia o producir la frecuente y conocida Fascitis Plantar. El correr en superficies duras aumenta el impacto articular o shock mecánico que puede sobrecargar las articulaciones tendones  que están envueltos en el acto de correr y aumentar el riesgo de lesionarse.

Los factores intrínsecos de la lesión se pueden a su vez sub dividir en básicos, primarios y secundarios. Los factores básicos incluyen el género, edad, crecimiento, peso, altura. Los factores primarios son las alineamientos óseos, las variaciones estructurales, el condicionamiento muscular  (fuerza , elasticidad , coordinación neuromuscular  y la laxitud de los ligamentos.). Los secundarios o adquiridos son los desbalances musculares , factores mecánicos, y  lesiones previas y recurrentes.

La parte anatómica que más se lesiona en los corredores es la rodilla la cual aproximadamente es responsable de un 30% a un 50% de todas las lesiones en corredores. En ella son muy frecuentes los problemas femoro-patelares de alineamiento, las lastimaduras o desgarros de los músculos isquio-tibiales también son frecuentes , la pierna , los tobillos y los pies también son zonas afectadas con frecuencia por lesiones  en los estados unidos al menos el 50% de los corredores ha sufrido alguna vez alguna lesión por “torcedura” también llamados esguinces. Las fascitis plantares son también frecuentes en esta área del cuerpo , las fracturas por stress en el pie son causa frecuente de consulta y responsables de una alta tasa de consultas en ortopedia y fisiatría.

Las lesiones de pelvis, espalda baja y cadera cuentan entre todas aproximadamente un 20% de las lesiones de los corredores en gran parte por sobreuso , desbalances musculares y contracturas.

Sea cual sea la lesión es importante que sea valorada de manera adecuada tomando en cuenta la importancia del ejercicio para el paciente , su nivel competitivo, sus expectativas , la cronología de la lesión y su historia pasada (de ser repetitiva) además de la cinemática de la misma , el dolor y su intensidad, los hábitos de entrenamiento y de correr , el equipamiento correcto, el terreno en que se corre y sobre todo una evaluación médica adecuada puede hacer brotar la sospecha del tipo lesión y su correcto diagnostico. Los estudios de imágenes son las formas de comprobar lo antes sospechado por un medico con la adecuada formación en atención de atletas que ha practicado un exhaustivo examen físico.

Parar de correr es importante siempre y cuando la lesión lo amerite y el área involucrada este envuelta en riesgo de progresión o de lesión irreversible, parte de la función del médico es parar al atleta el tiempo justo para que solucione su lesion y activarlo en su práctica al tiempo justo para mantenerlo libre de la misma. El explicar el cual, el cómo, el por qué y el cuándo de todos los procesos, tratamientos y rehabilitación deben ser  parte de las respuestas que todo medico debe dar a sus pacientes ;  así como las formas de prevención de las recaídas y de los procesos adecuados de ejercicio en pos de la consecución de los objetivos de la recuperación funcional del corredor.